Dicen que de una boda surge otra boda, y en este caso es así… José y yo nos conocimos en una boda a la que por cosas del destino, decidí ir, pese a no estar muy convencida. Tras un día de charlas, risas y chistes (como es en él habitual) …