Uno de los momentos más esperados que viviréis en vuestro camino al día de la boda, es la sesión fotográfica de preboda. Un día en el que tanto tú como tu pareja os convertiréis en centro de atención de los primeros flashes.

La mayoría de los fotógrafos lo recomiendan, ya que os servirá para romper el hielo con los profesionales que hayáis elegido, y puedan sacar de vosotros lo mejor en ese día tan especial.

La primera decisión importante cuando llegue la preboda será elegir el lugar. Playas de ensueño, entornos urbanos, perdidos en la naturaleza, pueblos de encanto, ciudades con historia,… Un lugar que quedará grabado en vuestros recuerdos y en las fotografías que inmortalizarán esa emotiva experiencia.

Qué ropa llevaréis ese día, es otro de los aspectos importantes a tener en cuenta en la preboda. Es clave tenerlo claro días antes de la sesión fotográfica, ya que muchas veces los nervios no os dejarán elegir vuestros mejores atuendos. Adecuaremos la vestimenta al entorno o paisaje elegido, consiguiendo que cada fotografía huya de los posados y recojan instantes espontáneos.

La espontaneidad en las fotografías, tan de moda en las actuales sesiones de boda, recogerá la improvisación y efervescencia de vuestro amor. Necesitaréis una cierta interacción, que con ayuda de los fotógrafos, quedarán recogidas imágenes de cariño, amor e ilusión.

Es recomendable llevar en ese día algunos objetos que vayan con el entorno o vuestra personalidad. Una manta para  un picnic en el campo, unas copas con botella de vino o champán, una pizarra o letrero con la fecha de boda, o vuestro amigo perruno más especial.

Sesión de Preboda realizada por Sweet Studio