Toda bonita historia de amor empieza con algún miedo que otro, la nuestra no iba a ser menos, pero creo que siempre será de las más raras y a la vez especial que conozca. Cartagena- Sevilla, 560km…!

Todo empezó por el 2010, sin saber ni que existíamos, ambas terminamos una relación con nuestras respectivas parejas (hombres) de muchos años con planes de futuro, y coincidimos en meternos con la pena en el mundo de la música, especialmente Malú, y así en varios grupo de Messenger, donde ahí nos encontramos.

No llegó a más que compartir gustos musicales, pues no sabíamos ni quien era la que te hablaba detrás de una pantalla. No preguntarme por qué, pero ambas decidimos salirnos de ese Messenger con tanta gente y hablar por privado.

Fue un apoyo mutuo en lo que a ruptura de amor se trata. Ambas estábamos rotas sin nuestras parejas, muchas conversaciones, muchas horas, pero jamás éramos capaces de ponernos cara. Ambas nos ayudamos como dos grandes amigas desconocidas en lo que el desamor se trata, supongo que gran parte la jugó la valentía que tenemos los humanos a través de una pantalla.

Conversaciones cada vez más largas, más necesarias, pero todo quedaba ahí, en desahogo risas y desconexión, hasta que cada vez veíamos que algo más estaba naciendo. Ambas nos dio miedo y decidimos alejarnos.

Cerca de un año sin noticias una de la otra, la busqué por Facebook y la encontré, y en la primera conversación parecía que el tiempo no había pasado. Estábamos convirtiéndonos en auténticas dependientes una de la otra… hasta que Isa le echó valor. Y mucho valor…

Un 19 de Noviembre de 2011 a las 16.00h de la tarde recibo una llamada, era ella, estaba en Cartagena, 560km carretera y manta para saber quién era esa Alba que decía hablarle por Messenger, para saber que pasaba entre nosotras.

No imagináis que nervios más raros me entraron por el cuerpo. ¿Por qué viene? ¿Estoy segura? Pero… si a mí me gustan los hombres.. dudas, nervios, ganas, cobardía… muchas  contradicciones que me costó mentir en casa ese fin de semana, una úlcera en el ojo por no quitarme las lentillas y casi me cuesta algún atropello de peatón, imaginarse…

Y allí estaba en el hotel esperándome, no os hacéis una idea lo que es ver a una persona, que tanto te  ha dado sin sentido, por primera vez su cara, sus expresiones…se me quitaron todas las dudas, y asumí que es cierto eso de que te enamoras de la persona y no del sexo.

Fue un fin de semana espectacular, dos grandísimas amigas que habían sido puro apoyo en un momento flaco de la vida, ahora se veían y ambas sabían que esto no era solo amistad.

Y así empezó todo, consecuencia de cada día horas al teléfono, cambiarte de tarifa y ponerte ilimitadas y muchas horas en un ordenador, donde el dormir y el estudiar era lo que menos nos importaba.

Nada fue sencillo, no os voy a engañar, quedaba la familia, las explicaciones y quien era esa persona que tantas horas me hacía pasar en el ordenador…

Yo quizás no fui muy fina en contarlo, pues jamás olvidaré ese momento…os resumo:

“Mamá, dame 50€ que necesito coger el autobús de las 23.00h de la noche Cartagena-Sevilla, estoy con una chica y nos hemos peleado”

Sí, no fui muy fina, pero me pudieron los nervios, reacción de mi madre, casi le da un mini-infarto, me volvió a pedir que se lo repitiera y demás. Final de la historia, me quedé en Cartagena sin 50€ y hablando con mis padres.

Impacta al principio, porque no es normal que tu hija que siempre ha estado con chicos ahora diga esto, pero puedo decir a boca llena, que lo aceptaron de gloria y a día de hoy quieren a Isa más que a mí.

El resto de la historia fue tal como empezó, mucho Internet, muchas palabras en clave, decirte te quiero en plan SIEMPRE JAMÓN JAMÓN o “cómete un bocata de jamón pero del bueno” nos hacía poder decírnoslo sin que nadie se enterara lo que significaba, y a día de hoy así seguimos…

Fueron 3 años y medio en distancia, yo terminando mis estudios, Isa abriendo su propio negocio, y transcurridos esos años cada vez más duros y durmiendo cada noche con un webcam encendida, muchos kms en coche, noches de hotel y cada vez los días y meses se hacían más largos, me tocó dar el paso. Dejar familia, amigos y queridos e irme a Sevilla por puro amor… me costó la vida, no os lo voy a negar, cuando eres muy familiar y de familia chiquitita es duro… pero tenemos que volar, y yo decidí volar demasiado lejos con apenas 20 años…  cambio de ciudad, independencia, trabajar para vivir y buscarte las habichuelas las dos como dos buenas jabatas, pero nada nos costó trabajo porque el final del día sabíamos que era bajo el mismo techo después de 3 años y medio viéndonos 2 días cada dos meses.

Familias que aceptan, familia que no, familias que necesitan más tiempo, pero nosotras siempre nos hemos identificado en ser más amigas que pareja, ¡nos disfrutamos así! De puertas para adentro, ya llevamos nuestra vida a nuestra manera.

Y así con mil millones de anécdotas más, en apenas un año (07/09/2019) nos damos el SÍ QUIERO, en mi tierra, mi casa, mi playa, y con la gente querida, después de muchos años de lucha trabajo y esfuerzo. Ya con nuestra casa, nuestros trabajos, y sabiendo que no somos nadie la una sin la otra.

¿Por qué esa fecha? Por mis padres que se casaron un 7 de Septiembre, y el año porque empezamos un 19 y para nosotras es un  número mágico.

“Eres la manera que tiene el mundo de decirme que bonita es la vida”

La moraleja de mi propia historia.

Que en esta vida estamos para ser felices y aunque nos muramos de vergüenza y miedo al rechazo, con respeto, educación y siendo una mismo, la vida puede ser maravillosa… y que la distancia son solo números en un mapa… según con la mirada que lo mires no es tanto.

Y recuerda.  ¡SIEMPRE JAMÓN JAMÓN!