Paco y yo nos conocimos el primer día del segundo curso de la carrera, desde ese día no nos volvimos a ver hasta dos años después que volvimos a coincidir en una clase, casi no lo reconocí porque había cambiado muchísimo pero empezamos a salir y a estudiar, cada día estábamos más unidos, éramos muy amigos casi inseparables.

Así seguimos hasta las navidades del último año de estudios que él  me confesó que estaba enamorado de mi, al día siguiente quedamos, cenamos, fuimos al cine y nos dimos regalos de reyes pues era 5 de enero, al llevarme a casa nos besamos y desde ese día comenzamos a ser algo más. Empezamos a compartir sueños y aficiones, lo que más nos gusta es viajar juntos, en casi 6 años hemos hecho cerca de 20 viajes, y para mí inolvidable nuestro viaje a París.

Era un viernes de Octubre de 2016 y yo pensaba que íbamos de fin de semana a Gibraltar ya que no lo conozco. Cuando decidí hacer la maleta con ropa de playa y demás, me para mi novio y me dice, antes de seguir haciendo esa maleta ven un momento. Me entrega un cuaderno hecho por el dónde pone en la portada ¨viaje a Gibraltar¨. Me dice que lo abra por la segunda página y veo un mapa con el trayecto Sevilla a París. En ese momento me emocioné mucho por la sorpresa. Eché fuera toda la ropa de la maleta y metí ropa de abrigo.

Una vez allí, me llevó el primer día a Disneyland París y el segundo hicimos turismo por París. Ese segundo día fuimos a la torre Eiffel, y en los campos de Marte me hizo la proposición diciéndome que el mes que habíamos estado separados por trabajo le había hecho darse cuenta de que no quería estar separado de mi nunca más y bueno… Me hizo la pregunta más esperada, que ¡si quería casarme con él! Y por supuesto ¡le dije que sí!

Tenía una última sorpresa después de aquello, una romántica comida en barco por el Sena. Antes de llegar, cruzamos el río por un puente y decidí dejar mi antigua alianza de plata que él me había regalado en el fondo del Sena para que permaneciera allí para siempre, después tuvimos un almuerzo por el Sena muy romántico.

Horas después volvíamos a casa muy felices por ese fin de semana inolvidable.